Conan Rey - El Conquistador, un cómic al que volver una y otra vez

Timothy Truman
Tomás Giorello
José Villarrubia

En la ciudad portuaria de Messantia, un fugitivo Conan podría descubrir la clave para recuperar su trono o bien morir en el intento. Así, seguirá la pista de una gema perdida, volverá a visitar a un antiguo amigo y descubrirá que no está solo en la arriesgada caza de la reliquia mágica.


Continuación de la aclamada Hora del Dragón.


Porque Conan crece con los años
y mejora, como el buen vino 

Los que sois habituales a las reseñas y comentarios que publico en el blog ya lo sabéis de sobra, Conan es uno de esos personajes a los que recurro y regreso siempre que tengo la oportunidad de hacerlo, además, en los últimos tiempos, estoy disfrutando de unas adaptaciones realmente impresionantes del Cinmerio más famoso de todo el mundo de la ficción. Un tipo con aspecto de bruto musculoso que encierra en su interior un león difícil de gobernar, con una inteligencia casi tan cuidada como su cuerpo y una habilidad inusual con la espada, el hacha o lo que tenga más a mano. Un bárbaro que ha sido pirata, mercenario, ladrón e incluso rey


Y precisamente en eso estamos, en los recuerdos de un rey ya marchito (aunque es capaz de blandir un arma frente a tres adversarios sin despeinarse), un rey que le cuenta a un escriba sus recuerdos y nos regala aventuras impresionantes donde, como no puede ser de otra manera tratándose de Conan, hay bestias, magias, sangre y mujeres imponentes (y peligrosas de tanto en tanto). El tomo que traigo hoy al Castillo, este “Conan Rey el Conquistador”, puede que sea uno de los más apasionantes, divertidos y completos que he tenido la oportunidad de disfrutar nunca. Por un lado está el comienzo inusual, Conan derrotado en combate y obligado a huir de una pelea, de enfrentarse a una muerte casi segura en alta mar y perseguido por una extraña secta de magos guerreros armados con armas arcanas capaces de derretir la piel de un hombre. Un Conan que ha sido derrocado de su trono de Rey y que se ha lanzado a la aventura en busca del artefacto necesario para poder reconquistar su corona. 

La historia es trepidante de principio a fin, no he encontrado un solo momento de respiro en su lectura y tras cada página, me hallaba ante una sorpresa casi tan apasionante como la anterior.

Me he divertido muchísimo leyendo esta miniserie de seis números recopilados en este tomo publicado por Planeta DeAgostini, dice la publicidad que el equipo formado por Timothy Truman al guión y Tomás Giorello al dibujo es uno de los mejores que nunca ha trabajado para el guerrero creado por Robert E. Howard y estoy totalmente de acuerdo, el guión, como os decía antes, es de esos que no te permiten un momento de descuido, porque te puedes perder un acto importante ocurrido en un par de viñetas (aunque hay momentos en los que yo me habría enrollado más, como el combate con el líder de esa secta de guerreros mágicos, que se despacha en poco más de una página y daría para sus buenos minutos en el cine o en una descripción de un autor con muchas ganas de disfrutarla, supongo que los plazos, el límite de páginas y todo eso habrán tenido algo que ver), es un guión estupendo de todos modos e invita a seguir leyendo hasta que se termina el tomo. Y en cuanto al dibujo… qué os voy a decir yo que mejore lo que podréis conseguir viendo cualquiera de sus viñetas. Muy cuidadas todas, además, en este tomo podemos disfrutar de un par de bellezones deseos que hacen que Conan sea una de las lecturas favoritas del género masculino, quizá algo de relleno en las viñetas más pequeñas, pero perdonable por lo grandes que resultan ser la mayoría.

Una historia espectacular, un dibujo tremendo, mujeres hermosas y semi-desnudas, criaturas sobrenaturales, magia oscura… Conan

Añadimos también que el color es del madrileño José Villarrubia para que el cóctel sea aún más apetecible. Ya os lo digo yo, un tebeo de los que hacen que uno se aficione a un personaje. Vale, puede que Conan tenga demasiada suerte en ocasiones, puede que haya algunos pasajes del guión algo facilones, puede que haya algunas cosas que podrían haberse aprovechado más, pero qué queréis que os diga, yo cojo este tomo ahora mismo y me lo vuelvo a leer de arriba abajo y mañana también lo haría y dentro de unos días también… uno de esos tomos a los que vuelves una y otra vez no puede ser nada malo, ¿verdad?

De lo mejorcito que he disfrutado del Cinmerio convertido en Rey nostálgico. Muy, muy divertido.




Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.