Una novela para estremecerse y disfrutar, "Ángeles de Sangre"

Rafael Estrada

En una localidad costera del Mar Menor aparece el cuerpo decapitado de una niña de trece años. No muy lejos del lugar de los hechos, la policía encuentra a un muchacho dormido, con claros signos de embriaguez y la camiseta ensangrentada. La solución parece tan evidente que asignan el caso a un inspector novato para que practique y lo zanje lo antes posible.

Así es como, de la noche a la mañana, Juanito Proaza, acompañado de personajes como Paco Garrido, policía viejo de métodos heterodoxos, o el doctor Luzón, brillante forense y gran dominador de la puesta en escena, se ve a la cabeza de un proceso que se complica por momentos y que acaba por convertirse en una investigación a tumba abierta donde se destapa una sórdida red con muchos tentáculos, entre ellos una misteriosa asociación literaria dedicada al culto... de los ángeles.

Primera entrega de la trilogía del inspector Proaza.

Últimamente no leo las sinopsis de los libros que afronto en una nueva incursión lectora, prefiero casi ni conocer el género de aquello que voy a hollar y que sabré reconocer en la mayor parte de las ocasiones a los pocos párrafos de haberlo inaugurado. No sabía nada del inspector Proaza ni de la niña decapitada cuyo crimen debe esclarecer… tampoco sabía que me iba a encontrar en esta lectura con la Abominación en mayúsculas ni con una aventura que me ha hecho encariñarme con un joven inspector de la Policía Judicial de Cartagena que arranca su carrera policíal con un asunto realmente sencillo que se complica a medida que disfrutamos de rock y de heavy del bueno, además de unos escenarios que muchos de nosotros podremos reconocer por vivencias propias.

Lo primero que me gustaría aclararos de “Ángeles de Sangre” es que es una novela que os va a poner en algunos momentos de muy mala leche y que, si tuvieseis la oportunidad de toparos casualmente con algunos de sus personajes, estoy seguro, sería muy difícil para cualquiera de vosotros el conteneros para no cometer un delito atroz y lo más doloroso posible, porque además de estar ante una novela policíaca de las buenas y de lo más entretenida, además de conocer a varios personajes que nos van a encantar y nos van a hacer querer saber mucho más de ellos, además de presenciar en directo y en primera persona todos los detalles de una investigación policial, además de recorrer junto a Juanito Proaza la costa murciana y de sorprendernos juntos con el verdadero trabajo de un policía, desde lo mejor del asunto a lo más duro, además de todo eso, estamos ante una historia donde todo gira en torno a unos delitos realmente terribles: los secuestros, torturas, violaciones y asesinatos de niñas a punto de entrar en la pubertad, algo que irrita a la mayor parte de quienes leemos un libro, estoy seguro.

Por suerte el autor no ha entrado en detalles más allá de los que nos quieran ofrecer nuestras propias conclusiones y nuestra propia imaginación, aquéllos que veáis habitualmente series de televisión de este corte, no tendréis (por descracia) demasiados problemas en imaginar lo más truculento de las situaciones descritas en la historia, aunque los hechos están ahí y lo peor de todo es que dentro de la ficción, Rafael Estrada nos incluye datos de investigaciones y casos reales acaecidos en la zona, con lo que nos quedamos con la sensación de que la realidad, una vez más, lamentablemente, es capaz, también aquí, de superar a la ficción.

Por otro lado y dejando el tema del mal sabor de boca y del malestar mental que dejan algunas escenas, me quedo con el amplio conocimiento que Rafael tiene de la zona geográfica de la que habla, de la sociedad que la habita, de los usos y costumbres de sus coetáneos… y de la facilidad con la que nos va presentando a unos personajes muy bien trazados y lo bastante singulares como para resultarnos atractivos al primer vistazo. Además de lo que parece saber del trabajo policial, del que disfrutamos en profundidad.

Ambientada en nuestro país, con héroes y villanos de aquí, con una trama realmente apasionante y que, dejándonos sacar nuestras propias conclusiones en todo momento, nos tendrá con el suspense justo hasta prácticamente el final y nos regalará algunas discusiones y debates personales sobre lo que nos cuenta, aunque siempre dejando palpable y grabado en nosotros que a los niños se les debe proteger, cuidar y querer como lo que son, el futuro, uno que nosotros podremos acompañar, pero nunca, bajo ningún concepto, ocupar o interrumpir.

Una estupenda novela publicada en DeBolsillo que nos presentará a un personaje cuyas próximas aventuras espero con ilusión, el inspector Juanito Proaza.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.