Descubriendo una ciudad oscura y siniestra en "Batman: espejo oscuro"

Scott Snyder
Jock
Fancesco Francavilla

Con Bruce Wayne de vuelta tras su exilio temporal, Dick Grayson continúa portando el uniforme de Batman: una responsabilidad que afronta con preocupación debido a la creciente oscuridad que asola la ciudad. En ese contexto, la investigación de un violento incidente acaecido en el Instituto Gotham termina por dirigir su atención hacia una trama de corrupción policial, también relacionada con una exclusiva y macabra casa de subastas. Extraño caso, coincidente con el allanamiento de un aviario que removerá recuerdos pertenecientes al más doloroso pasado del Comisario James Gordon...

Antes de convertirse en guionista de Batman, el creador de American Vampire tuvo su primera toma de contacto con el Hombre Murciélago en Detective Comics: junto a dos dibujantes de la talla de Jock —Los Perdedores— y Francesco Francavilla —Scalped—, Scott Snyder dio forma a una etapa convertida en best seller del New York Times, que comienza a recopilarse en Batman: Espejo oscuro.

Porque el bueno de Dick Grayson
no es un Batman como el encarnado
por Bruce Wayne

En nuestro regreso habitual a las historias del murciélago enmascarado más famoso del mundo de la literatura (que me perdone el bueno de Bat-Pat) nos encontramos con este arranque de la trama de la que disfrutamos enormemente en “Ciudad hambrienta”, uno de esos arcos argumentales que hacen que un guionista se “quede” con una serie en particular (supongo que “Espejo Oscuro” y “Ciudad Hambrienta” fueron las culpables de que Snyder se hiciese el Señor de Batman que es hoy en día.



Y ¿qué nos encontramos en este tomito recopilado por ECC con añadidos como un elenco de personajes, comentarios a modo de prólogo y epílogo y las biografías de los responsables principales? Pues nos encontramos con un Dick Grayson intentando hacerse a la idea (después de meses y meses) de que él ahora es el símbolo que rige el heroísmo de Gotham City, que él es Batman, aunque le cueste creérselo y aunque todo el mundo sea capaz de notar los cambios más o menos evidentes (algo que Snyder nos deja ver a través de comentarios o momentos tan simpáticos como el Comisario Gordon diciendo que no se acostumbre a que cuando se da la vuelta sigue ahí). El guión, además de enfrascarnos en un asunto turbio y profundo de calado en la vida de Dick, en el que deberá demostrar que en cuanto a dotes detectivescas no le va a la zaga a su maestro, nos presenta un arco argumental que tendrá al comisario y a su familia como desgraciados protagonistas y es que Gothan es una ciudad capaz de devorar a sus moradores si estos no son lo suficientemente fuertes como para sobrevivirla.

¿Has pensado en alguna ocasión cuál en cuál es el verdadero símbolo de Gotham? Un primer pensamiento nos podría llevar a contestar que, sin ninguna duda, se trata de Batman… pero hay algo más, algo oculto y perverso, algo que el propio Dick empieza a comprender… que Batman es más un síntoma que una causa, un intento de contrarrestar la verdadera naturaleza de una ciudad repleta de maldad que alguien debe intentar, al menos, ocultar hasta donde se pueda.

La primera de las dos historias me ha gustado muchísimo, además el dibujo de Jock me gusta mucho más que el de Francavilla, que ilustra la segunda parte de este tomo, una segunda parte que tendrá continuidad en “Ciudad Hambrienta” y que nos dejará de nuevo con esa sensación de insalubridad que ataca directamente a los ciudadanos de una ciudad condenada a las tinieblas.

Un tomo muy interesante, que se complemente muy bien con el siguiente y nos depara alguna sorpresa realmente apetecible y un final de arco para que uno de los personajes más queridos de toda la familia del murciélago parezca asentarse finalmente… porque el bueno de Dick Grayson se merece un minuto de respiro, ¿no? Aunque no dure demasiado…

No está Wayne, es cierto, pero este cómic sabe a oscuridad, a sombras, a… Batman.



Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.