Un cómic para recorrer las guerras de primeros del siglo pasado en la mejor compañía, "Las Damas de la Peste"

Javier Cosnava
Rubén del Rincón

Fe, Esperanza y Caridad buscan su camino a través de los revoltosos acontecimientos que ocurren en Europa en el principio de siglo XX. ¿Serán capaces de hallarlo o la guerra, la traición, el amor y los malentendidos se lo impedirán? Esta es la historia de tres mujeres que fueron bautizadas como las Damas de la Peste y, bajo este estigma, vivirán sus vidas con intensidad hasta el final.

Narrado de forma apasionante, mezcla la acción con la complicidad en una historia que habla de la evolución de la amistad más allá del tiempo. Con un dibujo exquisito y elegante, nos atrapa mostrando un retrato de la humanidad en un periodo de la vida nada fácil. Y, si nos dejamos llevar, nos enseña valores de la vida que podemos extrapolar e identificar en nuestra sociedad actual.

Tres mujeres se conocen en la Revolución de Asturias de 1934. Su destino las llevará a través de la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial e incluso Mayo del 1968.

Porque la amistad es verdadera
cuando resiste los embates del tiempo y 
los héroes nos gustan más cuanto
más verosímiles son

Cuando decidí aventurarme entre las viñetas y bocadillos de esta historia (ya conocéis todos mi habitual inconsciencia) solo tenía como referencia la fantástica portada que abre este cómic. Tres mujeres, tres soldados republicanas que, directamente, me llamaron la atención y me hicieron querer saber más de ellas. Y lo bueno que tiene este tebeo, quizá lo mejor de todo, es que las expectativas generadas con esa primera imagen no decaen en ningún momento, sino que nos llevan de la mano hasta el final y nos hacen querer conocer a estas tres mujeres tan extraordinarias que se limitan a luchar por sus ideas en un siglo donde, para según qué ideas, fue muy complicado hacerlo, en España y en Europa.


Otro de los protagonistas de esta historia es un Albert Camus imaginario, que nos cuenta lo que va pasando desde el principio y que nos hace ver lo idealizado de la guerra, algo que las tres verdaderas protagonistas borran con sus simples vivencias, la guerra nunca es ideal, siempre es sucia, cruel y repleta de desesperanza.

Las conocemos en un prólogo repleto de acción, casi como una visión inmortal sobre la heroicidad y luego iremos conociendo los detalles de cada una de ellas a través de tres capítulos, teóricamente protagonizados por cada una de las tres jóvenes entrelazadas en la historia. La trama es una historia de desengaños, de amistad, de lucha desesperada por ser alguien en un mundo que no ofrece más que desconsuelo o servilismo. Cada heroicidad se ve recompensada con una pérdida terriblemente dolorosa, cada acción tiene su resultado y su catástrofe para el mundo de nuestras tres jóvenes protagonistas que recorrerán las guerras de nuestro viejo continente desde la Revolución de Asturias de 1934 hasta la II Guerra Mundial, pasando, por supuesto, por la terrible Guerra Civil Española. Las veremos crecer, cambiar, ser grises (como lo somos todos), porque esta es una historia que pretende huir de los maniqueísmos e incluso sobrevivir a todo lo que las rodea, a veces de manera realmente estremecedora.

Creo que todos tomaremos partido por una de ellas al final del tebeo, que algunos seremos más de Caridad, otros de Esperanza e incluso muchos de Fe, pero lo que verdaderamente me ha quedado de la historia que hoy os he querido traer al programa es la idea de amistad perdurable en el tiempo y de luchar por nuestras ideas, aunque duelan.

El epílogo, ubicado en Mayo del 68 nos hace tener esperanzas de que sí, puede que el camino sea largo y terrible, pero la satisfacción por lograr los ideales, por compartirlos con aquéllos que más quieres, es siempre recompensa suficiente como para seguir luchando cueste lo que cueste.

Me ha gustado. Una historia que hace pensar y que nos hace recorrer las grandes convulsiones de la primera mitad del Siglo XX. Y no os he dicho nada del fantástico dibujo en blancos y sepias, que le otorga a la historia un poso de realismo y de pasado, de foto vieja, que también me ha llamado mucho la atención. En conjunto, una de esas historias que nos hace saber (al menos a los que aún no lo saben), que los tebeos son mucho más que personajes en mallas pegando mamporros. Y que (y esto creo que ya ha quedado más que claro en estas reseñas de tebeos que llevamos tanto tiempo haciendo), los cómics son algo más que historias para niños y jóvenes.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.