Rebeldía, amor , humor y amistad en "Reina y patria", la secuela tardía de "Esperanza y Gloria"


1952. Bill Rohan, de 18 años, pasa su vida soñando en la casa de su familia, a orillas del río, a la espera de ser llamado a filas por dos años por el servicio militar obligatorio. Cada mañana, Bill nada en el río y suspira por una bella muchacha que pasea en bicicleta a través de los caminos cercanos al río. Pero la carta llega finalmente y Bill se encuentra con la dura realidad de un campo de entrenamiento militar, donde entablará amistad con Percy, un bromista amoral y poco dado a las normas.


Si tuviese que explicarle a alguien brevemente de qué va esta película tendría un serio problema, la verdad. Y no solo porque la mayoría de las sinopsis publicadas estén bastante mal enfocadas y tengan detalles que no tienen que ver con la película que he visto, no, es que no es una película fácil de explicar, porque nos cuenta la vida de sus dos protagonistas principales (en algunos momentos basada en los recuerdos de John Boorman su director y guionista) durante un momento muy concreto de sus vidas, el servicio militar obligatorio de dos años que estaban obligados a realizar todos los jóvenes británicos pocos años después de la finalización de la segunda Guerra Mundial. Y una vida tiene muchas tramas diferentes, muchas aristas, muchos encuentros y desencuentros… y aquí nos encontramos con varios hilos de los que tirar. El amor, la amistad, el respeto (o todo lo contrario) hacia las normas establecidas, la necesidad de paz y rebeldía de una juventud que había crecido bajo la tenaza de la guerra y los bombardeos… todas contadas en tono de comedia, aunque también nos topamos con momentos de puro romanticismo e incluso algo de drama.


Al verla no sabía que era una secuela tardía de una película de éxito y prestigio realizada por el mismo creador (“Esperanza y Gloria”, de 1987) y que los personajes que nos encontramos por aquí, al menos algunos de ellos, ya salieron en aquella película ambientada en plena guerra, pero tampoco se hace necesario haber visto aquella película para entender y disfrutar mucho esta cinta de fotografía evocadora, momentos realmente realizados para reír y ansias de juventud y sonrisas, a pesar de que la guerra y la posibilidad de caer en ella (en esta ocasión la Guerra de Corea) sobrevuele por encima de las cabezas de todos los personajes que la transitan.

Dos horas en las que vemos dos años de vida de un chaval de 18 años que se ve obligado a realizar el Servicio Militar en uno de los momentos históricos más peligrosos y aterradores de nuestra historia moderna


Las películas con el amor, la amistad y la rebeldía como pilares fundamentales suelen hacer que disfrutemos muchísimo de ellas y que nos podamos llegar a sentir identificados con sus protagonistas. Creo que esta película lo logra con creces, sus dos horas de duración no se hacen para nada largas y consiguen que, al menos en algunos momentos, nos sintamos parte de la historia. Los dos personajes protagonistas, los encarnados por Callum Turner y Caleb Landry Jones despiertan ternura y simpatía en todo momento (incluso cuando sabemos que están obrando mal o, al menos, regular), consiguen que nos creamos su amistad y el buen ambiente que desprende su relación en todo momento. Hay que destacar que, al menos para mi gusto, todas las interpretaciones son geniales y todas se podrían destacar como grandes actuaciones, pero tengo que destacar (a la fuerza) no solo la de la pareja protagonista, sino además la de un veterano (y cansino en esta película) David Thewils, que siempre consigue sobresalir con sus actuaciones.

Supongo que no habrá llegado a lo que fue en su día “Esperanza y Gloria”, porque “Reina y Patria” siendo una película entretenida y más que recomendable no es una película sobresaliente, quizá el guión deja mucho a la interpretación del espectador, quizá tenga muchos altibajos y no sea más que una serie de aventuras de una mili con guerra detrás (lo que hace del servicio militar algo mucho más serio de lo habitual) con las que el director sigue hablando de su autobiografía, pero tiene algunas escenas y momentos de lo más evocadores y sí que encierra ese mensaje de rebeldía ante lo que nos dicen que, creo, hace de esta película algo más que un divertimento.

La banda sonora es una preciosidad, los personajes están muy bien trazados, me creo la interpretación de todos los actores y el marco histórico elegido creo que es sumamente interesante, tanto por el momento genérico en el que se desarrolla como el momento personal que vive Bill, el joven protagonista.

Además (aunque esto a lo mejor lo he visto yo solo), me ha parecido encontrar varias personalidades reflejadas en algunos de los personajes principales: Percy, el alocado y amoral amigo de Bill a quien conoce nada más llegar al acuartelamiento sería la rebeldía y la ruptura de las normas; la hermana de Bill podría ser quien representase a todas las jóvenes que se quedaron solas durante la II Guerra Mundial y decidieron que la libertad y la aventura tendría que marcar una vida que podrían perder en cualquier momento; Helen (u Ophelia) sería la encarnación de la tristeza tras la guerra y Bill es el talento necesario para cambiar las cosas de una manera ordenada y nada rompedora…

Algunos de los diálogos son geniales, hay un punto de batalla dialéctica y secuencial entre el orden establecido y aquellos que saben que no tiene razón que me ha encantado


En fin, yo os recomiendo ver esta película. No vais a ver grandes dramas románticos de dos amantes separados por los años y la guerra, no vais a ver grandes combates ni muertes terribles o mutilaciones en vivo, no vais a sentir el miedo desgarrador a los bombardeos ni vais a ver a ninguna madre llorando desesperada al recibir la carta que le anuncia la muerte de su hijo… no, no vais a ver nada de esto, pero lo vais a intuir, puesto que sobrevuela las dos horas… creo que eso es lo mejor de esta película, que es una comedia con un toque de drama muy sutil y con muchos mensajes contados sin necesidad de frase propia.

Quizá no sea una película para estremecerse en el cine, eso es cierto, pero creo que esta es una película más que interesante para ver en casa y volver a escuchar que la guerra y todo lo que la rodea nunca es algo que podamos olvidar con facilidad.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. CIRCULAN AIRES NUEVOS
    Los cachalotes se desperezan cuando salen
    de sus pequeños huecos entre la yerba,
    y las hormigas se balancean en los columpios
    entre el frondoso bosque de ramas de higueras.
    La luz es más nítida debajo del mar de los abedules,
    y la garganta de los asnos balan entre rebaños de ovejas.
    Listo para salir de su cajón, el caballo salpica
    su espuma a las rocas.
    El calamar nos rocía de negro
    en bicicleta por la carretera.
    Los pájaros ríen a carcajadas jajaja…,
    jugando con los niños en la sábana,
    mientras la danza de los Maoríes
    les adorna las plumas de sus alas.
    Noche feliz la de los ciervos en su bosque encantado
    de hadas, duendes, silfos, y gnomos ensimismados,
    dónde todo es real a nuestros ojos.
    La lunita se apacigua sin el sol que la entibie,
    y saca pecho y se ríe je, je…, con su
    negra melena al viento.
    Los ojos de mi serrana se pliegan
    lentamente entre pestañas al ritmo de pensamientos.
    La campana tañe sonidos de gloria,
    un canto que recogemos sin miedo.
    La dicha de este camino
    nos hace tocar los sueños.

    Antonio

    OS DESEO MUCHA FELICIDAD. FELIZ ENTRADA 2016

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.