Bárbara Gordon en un grandísimo dilema moral en Batgirl 5


El Joker ha puesto patas arriba la vida de Batman y de todos sus aliados. En el caso de Barbara, secuestró a su recién reencontrada madre y prácticamente obligó a Batgirl a casarse con él. La boda no dio los frutos deseados, pero sirvió para que nuestra heroína superase de una vez por todas los miedos que surgieron cuando el Joker la dejó paralítica. Aunque el payaso del mal fue derrotado, sembró la semilla de la desconfianza entre los compañeros de Batman. Y mientras tanto, el hermano de Barbara estrecha su cerco...

Porque Bárbara Gordon
no tiene nada que envidiarle
a Bruce Wayne…

…especialmente si hablamos de 
traumas familiares

Este quinto tomo en España de las aventuras de la recuperada Bárbara Gordon prometía ser de lo más emocionante, al menos así parecía tras leer la introducción con la que nos adentramos de la mano de Enrique Ríos a esta lectura y, desde luego, no se equivoca ni en una coma, es uno de los números más intentos, emocionantes e importantes que he leído en los últimos meses de la familia del murciélago, es un momento decisivo y nos lo hace pasar muy bien viendo cómo todo el mundo de la hija del Comisario más famoso de Gotham se pone patas arriba y amenaza con desmoronarse para siempre. La verdad es que la intensidad es una de las notas predominantes cuando uno habla de Batman y compañía, pero creo que en este número, profundizamos de verdad en la vida de la justiciera y vemos cómo toma decisiones que serán decisivas, o al menos fundamentales, en su devenir más próximo.


Con el Joker recién derrotado parecería que Batgirl (que tengo que confesaros me gusta como personaje mucho más que Batwoman) podría vivir tranquila, pero nada es apacible en la vida de esta chica a la que dejó paralítica de un balazo el payaso con menos gracia del Universo DC y siempre debe enfrentarse a nuevos enemigos que la acechan en cualquiera de sus dos vidas, la enmascarada o la “normal”. Bárbara tiene un grandísimo problema familiar, mucho más grave del que podríamos tener cualquiera de nosotros, la verdad, su hermano, que es un psicópata despiadado, muy inteligente, muy malvado y muy peligroso, alguien capaz de hacerle daño a cualquiera con el que se tope solo por diversión… alguien a quien es imposible retener demasiado tiempo. 

A nadie se le escapa que si quisieran, Batman, Batgirl, Batwoman, Nightwing… y cualquiera de ellos podrían matar a sus enemigos. Seguro que de ese modo sufrirían menos y sus seres cercanos vivirían mucho más felices (y no morirían a manos de estos asesinos de tanto en tanto), pero Batman no mata (algo de lo que se ha olvidado el cine… ejem) y su “familia” tampoco lo hace, con lo fácil que sería y la de penurias que se ahorrarían… de ahí parte de la fuerza que contiene este tomo, el dilema moral que se desata en el interior de Bárbara, a quien le ahorraría mucho dolor y mucho miedo el acabar de una vez por todas con el tiparraco que es su hermano.

Por otro lado, Batgirl se encontrará con dos enemigos más o menos peligrosos para sus habilidades y sus destrezas, por un lado un tipo con un lanzallamas y muchas bombas explosivas y por el otro la temible Ventrílocua, que me parece un personaje tremebundo, sórdido y de lo más adecuado para las páginas de un oscuro cómic de Batman. Si a esto le sumamos la difícil conciliación entre la vida enmascarada y la vida habitual de una mujer con familia, ganas de disfrutar de la vida y demasiadas responsabilidades a sus espaldas… damos con un tomo que nos desvelará mucho sobre un personaje de lo más querido por los lectores de Batman en cualquiera de sus momentos vitales y que nos regalará muchos buenos momentos en el futuro.

El guión de Ray Fawkes y Gail Simone me ha gustado mucho y me ha mantenido en una tensión en la que los cómics, a veces, no son capaces de meterme. En cuanto al dibujo, tenemos, si no me equivoco, a tres dibujantes involucrados: Daniel Sampere, Julius Gopez y Fernando Pasarín. No están los tres (para mi gusto) al mismo nivel, pero no desentonan demasiado, aunque cuando se ponen oscuros y siniestros… me encantan.

En fin, si os gusta la familia Batman, tenéis que saber qué pasa en este cómic.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Los superhéroes molan cuando se encuentran en ese dilema de tener que buscar una solución definitiva para el malo de turno y seguir un camino moralmente intachable, cosa que siempre es imposible. Los superhéroes quieren ser ese caballero blanco de los cuentos, pero habitan un mundo que no se lo permite. La gran debilidad de todo héroe es su bondad. Siempre me acuerdo de Spiderman en un momento mítico cuando se le va mucho la cabeza y decide acabar de una vez por todas con el Doctor Octopus. Le arranca los tentáculos, le destroza y le tira un edificio que hay en el puerto. Quiere matarle, porque se da cuenta de que es la única manera de evitar que vuelva a hacer daño a los suyos. Ese momento en el que cae en la oscuridad es tan fabuloso...
    Pero bueno, ya sabemos que la muerte en este Universo es más que relativa. jajaja

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.