Tenemos la necesidad de contar nuestra Cultura


Cierre de la VIII Temporada de Castillos en el Aire

Tras el cierre de esta productiva temporada en la que hemos aprendido tanto que hemos vuelto a descubrir lo poco que sabíamos y todo lo que nos queda por hacer me gustaría dejar unas palabras que expliquen de la manera más breve posible por qué existe algo como Castillos en el Aire, por qué estamos cada día durante tantos años intentando haceros llegar toda la Cultura de la que nos vamos enterando.

Solo hay una causa verdadera y es que necesitamos contar. Tenemos una necesidad extrema por seguir contando todo lo que pasa a nuestro alrededor, dándole esa pátina de existencia necesaria a todo lo que sucede, algo que, de no contarse, parece que pasa desapercibido en esta sociedad de la información y de las redes sociales digitales en las que lo que no se cuenta no existe. Tenemos eventos, artistas, actividades realmente increíbles al alcance de nuestra mano, por eso creemos que es de vital importante darle la relevancia y la importancia capaces de hacer justicia a lo que tenemos, muchas veces sin percatarnos de ello. Por eso y solo por eso seguimos al pie del micrófono (y del papel, ya nos conocéis) ocho temporadas después, porque creemos que hay que darle mucha importancia a lo importante que ocurre aquí cerca. Nuestros pueblos son más grandes gracias a las actividades culturales propuestas, a los personajes que nos acompañan, a los libros que nos cuentan. 

Lo que no se cuenta no existe, pero debe haber ese alguien que nos cuente las cosas

Parece que, poco a poco, se empieza a valorar nuestra Cultura, a darle la relevancia que se merece, pero aún tenemos mucho camino por recorrer, muchos senderos que afrontar y muchas paredes que derribar, por eso vamos a seguir haciendo Castillos en el Aire y por eso vamos a seguir estando con vosotros en futuras temporadas nos lo sigue pidiendo el cuerpo, tenemos la garganta para contar, nuestra sangre hierve si no lo hacemos. Porque Castillos en el Aire es esto, contar todo lo que nos sorprende, todo lo que nos hace grandes, todo lo que se hace, en la mayor parte de las veces desinteresadamente, por la Cultura de nuestros municipios, de nuestras cercanías.

Y además no nos conformamos, queremos que nuestra Cultura sea cada día mejor, que nuestros artistas estén mejor cuidados, que sean queridos y reconocidos, que puedan vivir de su trabajo artístico, que dejen de trabajar gratis para repletar eventos en los municipios y que, por fin, empiecen a ser contratados como profesionales. Quizá esa sea otra de nuestras metas en el futuro, luchar porque la Cultura tenga un reconocimiento mayor por parte de todos nuestros municipios y vecinos, que los artistas no solo sean reconocidos, sino contratados como se merecen.

Por nuestros micrófonos han pasado muchas personas, ya he perdido la cuenta, algunos nos han llegado a comentar en ocasiones que encontraban muy poca oferta cultural en nuestra Sierra Oeste… cada día es más difícil que alguien afirme algo así porque hoy, en todos y cada uno de nuestros municipios, en mayor o menor medida, hay actividades culturales realmente atractivas. De hecho, siempre o casi siempre las ha habido con la pintura, la música, la escultura o la literatura como protagonistas, pero no solían salir más allá de nuestras fronteras o de la frontera de cada uno de esos pueblos en concreto. Ahora no, ahora nuestros eventos y artistas se conocen en todo el mundo, llegan a todas partes. Y me gusta sospechar que A 21 y Radio 21, que Castillos en el Aire, que yo mismo (que os escribo estas palabras) tenemos algo que ver en todo esto. Que fuimos pioneros en ese asunto ahora tan buscado de hacer llegar a cuanta más gente posible todas y cada una de las cosas que hacemos. Nosotros, en lo que se refiere a Literatura y a Cultura en general.

Existimos para contar, existimos para contároslo 

Nos gusta contar, gritar a los cuatro vientos todo lo que tenemos. Y es que tenemos verdaderas joyas que exportar y contar. Artistas grandísimos, personajes memorables, rincones especiales, eventos impresionantes… ¿cómo no vamos a contarlos?, ¿cómo no vamos a alardear de lo que nos rodea? Cuentos, poemas, novelas, fotografías, teatro, escultura, pintura… Creatividad a raudales, creadores infinitos, certámenes internacionales. Lo raro es que no haya nadie más contando todo esto con tantas ganas y con tanta intensidad como lo hacemos nosotros, que no vengan de fuera a contar lo que hay en nuestra querida Sierra Oeste.

Ya vendrán.

Estoy muy orgulloso del camino que empezamos en Castillos en el Aire hace ya ocho temporadas y del que aún nos queda por recorrer. Y es que esta es una carrera de fondo, un enclave en el que aprender cada semana, cada programa. Seguimos aprendiendo cada día la manera de contar las cosas, la fórmula de hacértelo llegar lo más rápida y certeramente posible. Seguimos en ello.

Gracias por acompañarnos en esta aventura tan apasionante.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. ENHORABUENA POR ESTA MAGNIFICA TRAYECTORIA.

    Os dejo algunas de mis letras, gracias.

    NO ME ARREPIENTO

    No son las palabras lo único que defiendo,
    ni la libertad de amarte o no hacerlo.
    He rendido homenaje a tu nombre,
    he donado mi sangre por describir tu cielo.
    No me arrepiento.
    Dar vida en tu mundo de jardines desiertos,
    amar arrastrando heridas abiertas,
    derramando el dolor en cada detalle,
    he dado mi vida y no me arrepiento.
    Caminar tus senderos,
    marcados con caminos llenos de ortigas,
    a veces de versos,
    a veces de olvidos pintados en lienzos malditos.
    No he navegado tus mares,
    pero he sentido en mi piel sus tormentas,
    sus mareas ancestrales controlando mis ritmos naturales.
    Te he visto matar al olvido,
    desterrar al valiente,
    ahogar al nacido.
    He sentido tu daga capaz de fragmentar mis sentidos,
    he llorado a escondidas,
    hasta perder el sentido de mis días.
    Me has jurado y prometido,
    me has mentido y blasfemado.
    Y aún así,
    sigo adelante,
    sin pararme en mí camino.
    Ya no recojo a errantes, ni amigos o enemigos,
    me has encallecido el alma y endurecido el oído.
    Te he querido tanto…
    Que no recuerdo cuando comenzó esta enfermedad,
    maldita luz que tú reflejas,
    y bendita,
    pues aún odiándote hasta el extremo,
    sigo amándote hasta en el averno.
    OSCURA FORASTERA

    HOY HE SENTIDO

    Hoy he sentido la vanidad,
    la cadencia de la sinrazón.
    El orgullo herido.
    He despojado de verdades a mí boca,
    he teñido de sinceridad mis mejillas.
    Hoy he adornado,
    de atolondrado amor a mí corazón.
    He desdeñado tus besos,
    he admitido como infiel... tus miradas.
    Hoy me abarroté de incertidumbre,
    de la desolación que induce,
    al no saber si es cierto,
    lo que su amor me produce.
    He admitido yo misma,
    qué mí alma reclama ser bebida,
    qué mis recuerdos más olvidados,
    se escriban.
    Hoy no quiero pasar inadvertida,
    quiero que me sientan,
    qué me huelan,
    qué me vean.
    He dejado de ser sobra fría,
    para ser luz tardía.
    He dejado de ser "oscura"
    para que me veas "clara"
    como el día.
    Me he levantado el castigo,
    ya no viviré a tientas,
    hoy voy a hacer ruido.
    OSCURA FORASTERA

    GRITAR QUISIERA

    Quisiera gritar con la mirada
    lo que callan mis labios,
    ocultar los sentimientos hace daño,
    callar con las manos la boca y
    cerrar los ojos para no sentir su desdén,
    apagar el corazón y evitar sentir,
    quisiera gritar con el alma,
    lo que esconde mí mirada... así,
    pasar sin ser vista... sin ser mirada,
    pasar por esta vida como un ente,
    transparente, sutil.
    Cuántas sensaciones vanas nos envuelven cada día...
    Y cuando sale el Sol...
    convertirse en un halo de luz,
    y olvidar la humanidad...
    OSCURA FORASTERA

    Y TÚ NI ME HAS MIRADO

    He pasado por tu lado,
    y te he dejado un beso
    en los labios,
    que pedían ser besados.
    Te dejé lágrimas en tus ojos,
    de mis ojos que te lloraron,
    puse rubor en tus mejillas,
    robándoselo a las mías,
    y una caricia en tu mirada,
    para hacer más dulce mi agonía.
    He pasado por tu lado,
    te he susurrado al oído,
    palabras dulces,
    rebosantes de te amo,
    rellenas de ricos placeres.
    He pasado por tu lado,
    tantas veces te he mirado,
    sonreído, admirado,
    deseado y querido.
    He pasado por tu lado,
    y he aliviado tu soledad,
    acariciando tus frías manos.
    He parado frente a ti,
    para darte más cariño,
    y curar tu desamor.
    y tú, ni me has mirado.
    OSCURA FORASTERA.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por unirte, María, a esta Acción Poética.

      Eliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.